Federico Gravina y Napoli


Federico Gravina y Napoli, Moncada y Monteaperto 

Caballero de la Orden de Santiago y Gran Cruz de Carlos III (1802)



(Imagen: B.N.E.)

"Retrato del Capitán General Gravina
Muerto de resulta de sus heridas en el combate del día 21 de Octubre de 1805 batiéndose con la Escuadra Inglesa.
Nació en Palermo el 2 de septiembre de 1756 y falleció a la edad de 40 años y 6 meses."




'El Mercurio de España' era un periódico de la época que se caracterizaba por tratarse de  una publicación prácticamente gubernamental. El artículo que transcribimos apareció publicado el 30 de abril de 1806 y a través del cual podemos descubrir como se le veía a este héroe al mes de su fallecimiento:

"El dia 9 de Marzo último falleció en Cádiz, de resultas de las heridas que recibió en el combate naval de 21 de Octubre del año pasado, el Excmo. Sr. D. Federico Gravina, Caballero Gran Cruz de la Real Orden Española de Carlos III. Gentilhombre de Cámara de S. M. con exercicio, de la Orden de Santiago, Administrador de la Encomienda de Baliaga y Algarga en la de Calatrava, Capitán General de Marina, y Comandante General de a esquadra del Océano. 

Sus distinguidos servicios son tan notorios, sobre todo los que ha hecho en la presente guerra hasta analizar con todo el esplendor de la gloria militar su brillante carrera, que pudiera muy bien omitirse la siguiente noticia de los principales destinos, comisiones y mandos en que fué empleado este General, sin el menor rezelo de que padeciese menoscabo su memoria.  

Sentó plaza de Guardia Marina en 18 de Diciembre de 1775, y en 2 de Marzo siguiente ascendió á Oficial , habiéndole llevado desde entonces su extraordinario amor al servicio á encontrarse en las campanas de mas mérito que hubo en su tiempo. Estuvo en la toma de la isla de Santa Catalina el año de 76 , y regresando á Montevideo en la fragata Sta. Clara , naufragó el 27 de Julio de 77 en el banco Ingles, salvándose afortunadamente en la lancha. Vuelto á Cádiz obtuvo en 1779 el mando del xabeque S. Luis, con el que hizo varias presas á los Ingleses , sosteniendo coa bizarría algunos combates. Se halló en la rendición de Menorca en Febrero de 1782, y en el ataque de 13 de Setiembre del mismo  año contra Gibraltar, donde se portó valerosamente mandando una de las baterías flotantes. En los años de 83 y  8 4 , siendo ya Capitán de Navio, asistió á todos los ataques que se dieron á la plaza de Argel en las dos expediciones del mando del Teniente General D. Antonio Barceló, y después siguió el corso contra los Moros, encargado de la división de xabeques de Poniente. En 1787 hizo toda la campaña de evoluciones, mandando la fragata Sta. Rosa , de la insignia del Sr. D. Juan de Lángara, Comandante general de la esquadra, y en Febrero siguiente pasó con la  misma fragata á Constantinopla á una comisión importante del servicio. En el verano de 89 fué en la fragata Paz á Cartagena de Indias, y volvió en término tan no se tuvo por singular este viage en aquella época. Seguidamente mandó el navio S. Francisco de Paula , haciendo con él todas las campañas de la esquadra del cargo del Sr. Marques del Socorro. En 91 , hallándose sitiada por los Moros la plaza de Oran, mandó nuestras fuerzas sutiles, y dió con ellas vivísimos ataques al campo enemigo, por cuyo mérito fué ascendido á Gefe de Esquadra. Al año siguiente fué á Inglaterra á tomar conocimiento de la marina Inglesa; y habiendo regresado al declararse la guerra contra la Francia, pasó á servir en la esquadra del mando del Sr. D. Juan de Lángara: con ella entró en Tolón, donde nombrado Comandante general de las tropas desembarcadas hizo distinguidos servicios, verificando varias salidas contra los enemigos , en una de las quales fué herido gravemente. Ascendido á Teniente General se le confirió el mando particular de una esquadra, con la que pasó en 1794 á auxiliar la plaza de Rosas, que estaba sitiada por los Franceses, consiguiendo con sus esfuerzos y acertadas disposiciones se sostuviese por espacio de 7 2 dias, al cabo de los quales, resuelta la evacuación, embarcó las tropas en el mejor orden, y hizo la retirada sin la menor desgracia.  

Vuelto á incorporarse con la esquadra grande del Mediterráneo, continuó en clase de su segundo Gefe hasta el año de 97, que pasó á serlo de la del Océano, del mando del Teniente General D. Josef de Mazarredo. Dirigió bizarramente contra el enemigo en las noches del 3 y 5 de Julio del mismo año laS' fuerzas sutiles, rechazando las que bombeaban á Cádiz, mandadas por el Contra-Almirante Nelson, y después siguió todos los destinos de la esquadra hasta entrar con ella en Brest, donde se encargó de su mando en el año de 80I, á fies del qual salió con 4 navios á auxiliar una expedición francesa dirigida á la Isla de Sto. Domingo, y regresó á Cádiz en Mayo siguiente. A este tiempo, en que ya hecha la paz se desarmaron las fuerzas navales, mereció su conducta particulares aprobaciones de S. M., y la singular distinción de que se le nombrase Embaxador á la Corte de Paris, adonde pasó en 1804. Pero verificado á fines del mismo año el rompimiento de guerra por parte de la Gran Bretaña, le fué conferido el mando de todas las fuerzas, y pasó al puerto de Cádiz á encargarse de la esquadra que allí se armaba. 

En breves dias la habilitó, y con ella hizo la célebre salida del 9 de Abril de 1805, en que presentándose de improviso una escuadra Francesa , dio al punto la vela o para incorporársele; y significo destino a las Antillas. A la vuelta acaeció el combate naval de 22 de Julio contra la esquadra Inglesa del Almirante Calder, en cuya acción, á juicio de los aliados, y aun al de los enemigos, fueron las acertadas maniobras del General Gravina, que mandaba la vanguardia de la esquadra combinada, las que decidieron en su favor el suceso. Incorporadas después las fuerzas que teníamos en Ferrol, pasó con ellas en unión de la esquadra Francesa al puerto de Cádiz, de donde salió finalmente el  20 de Octubre; y en el memorable combate del dia siguiente 21, en que tan acertada y bizarramente dirigió los movimientos de la retaguardia, recibió las heridas de que ha muerto al cabo de 140 dias del mas acerbo padecer. 

En este dignísimo General ha perdido el cuerpo de la Armada uno de los Gefes mas experimentados y capaces con que contaba, cuya actividad, constancia, valor y demás virtudes militares servirán sin duda de modelo á quantos aspiren á merecer igual celebridad que la que tan justamente ha conseguido en la ardua y penosa carrera á que se consagró, y en que gloriosamente ha sacrificado su vida." 





No hay comentarios: